Control de Plagas en Instalaciones Hospitalarias y Afines

En términos generales, la palabra “plaga” hace referencia a cualquier organismo o agente biológico indeseable, cuya aparición en forma masiva y repentina interfiera con las actividades humanas, causándole daños económicos o que afecten la salud de las personas. Podemos afirmar que estamos en presencia de una plaga cuando tenemos un roedor en una sala de espera de un centro hospitalario o una cucaracha en un pabellón de cirugía, debido al gran impacto que esta situación puede causar en las personas y en el ambiente de esterilidad que debe prevalecer en estas instalaciones.

Los centros médicos tienen como principal objetivo recuperar la salud de las personas que asisten a él y deben brindar seguridad al paciente en todo sentido. Por ello, se debe poner un especial énfasis en el control de las plagas que pueden atacar dicho establecimiento. La presencia de estos especímenes no deseados nos revela, por una parte, condiciones sanitarias deficientes que son las que propician su desarrollo, y al mismo tiempo, nos altera la salubridad del recinto por la gran cantidad de microorganismos infecciosos que ellos son capaces de trasladar, tanto en el exterior como en el interior de su cuerpo. Si consideramos además, que en estas instalaciones muchos de los pacientes se encuentran en estado de inmuno supresión, la presencia de estos inoportunos visitantes tiene una importancia inconmensurable.

¿Qué pasaría si una persona lleva en forma urgente a un familiar enfermo a una clínica y al ingresar ve una rata? La presencia de plagas como roedores, moscas o cucarachas en una institución de salud, no sólo compromete la estética del lugar, sino también, la esterilidad que debe existir en este ambiente. Por ello, los centros de salud tienen una necesidad prioritaria de mantener un programa intensivo de control de plagas con un alto nivel de calidad y la prevención es un punto clave en dichos programas.

Las instalaciones hospitalarias y centros de salud en general, se presentan limitaciones importantes a considerar antes de diseñar un plan de control, principalmente porque en ellas existen personas enfermas, muchas de ellas se encuentran incapacitadas físicamente. Por esto, se deben implementar planes de control de plagas particulares de acuerdo a las necesidades específicas de cada recinto de salud. Es aquí donde surge con mayor relevancia, la importancia de establecer planes que estén basados en el Manejo Integral de Plagas, de manera de reducir nuestra dependencia a los pesticidas y así proteger tanto el medio ambiente como nuestra salud.

Por todo lo anteriormente descrito, las empresas controladoras de plagas contratadas por los servicios de salud para implementar estos programas en sus dependencias, deben designar profesionales altamente capacitados para ejecutar esta función, ya que el lugar a controlar es especialmente sensible, por lo que procedimientos y productos mal aplicados pueden generar graves consecuencias.

 

 

Información dentro de este articulo